Tsuyako Kinjo

Nuestro pequeño y sincero homenaje a una persona que nos abrió las puertas de su casa, nos atendió con toda humildad y de la que pudimos aprender muchas cosas sobre karate de Okinawa. Siempre quedará su recuerdo en nuestro corazón. 

 

Fue una gran suerte en las ocasiones que hemos visitado Naha, poder conversar con una persona con tan profundos conocimientos sobre la vida en general y sobre karate en particular. En alguna ocasión a la pregunta ¿ha practicado usted karate alguna vez?, ella contestó "...Nunca he practicado karate, pero en mi vida siempre trato de aplicar la filosofía del karate...". Sin duda se nos ha ido una persona de la que, a pesar de haber estado con ella en pocas ocasiones, hemos aprendido grandes lecciones sobre el sentido de nuestra vida.

Sin duda son muchos los recuerdos y las lecciones que se agolpan en mi cabeza, desde estas líneas nos sumamos a las condolencias las personas que formamos la Escuela Sanchin Dojo.

Tsuyako san, Arigatou gozaimashita